Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando implica dar su consentimiento para la aceptación de nuestra Política de Cookies y del uso de las mencionadas cookies.
Más información sobre las cookies.

Isastur, Joaquín Casero y Leopoldo Espolita galardonados con los premios ‘Entidad y Colegiados Distinguidos’ otorgados por COIIAS

Este jueves 8 de julio se celebró, en la sala Covadonga del Hotel de La Reconquista de Oviedo, la entrega de premios ‘Entidad y Colegiados Distinguidos’. Estos galardones son otorgados cada año por el Colegio de Ingenieros Industriales del Principado de Asturias (COIIAS). El acto, dirigido por el decano de la entidad, José Esteban Fernández Rico, sirvió como reconocimiento a la labor de la empresa asturiana Isastur, y al trabajo de los colegiados Joaquín Casero y Leopoldo Espolita, este último a título póstumo.

“Teníamos muchas ganas de celebrar esta ceremonia, paralizada por la COVID-19 el pasado año. Es un acto muy importante para el Colegio, en el cual reconocemos la gran valía del tejido empresarial asturiano”, reconoció el decano.

“La trayectoria de Isastur es ejemplar. Empezó siendo una empresa de tan solo un grupo de asturianos, y ahora la forman más de 1.500 profesionales. Su aportación a la ingeniería, la gestión de proyectos, montajes o mantenimiento avalan este galardón”, destacó José Esteban Fernández.

Un miembro del Consejo de Administración de Isastur, José Antonio Álvarez, fue el encargado de recoger el galardón. “Es para nosotros un orgullo haber recibido este premio. Este reconocimiento nos mantiene alta la moral para seguir trabajando día a día”.

Por su parte, Joaquín Casero, aprovechó su intervención para repasar su trayectoria en el Colegio. “Hemos pasado por muchos momentos. Desde la plenitud económica, hasta cuestionar la viabilidad. Hoy, es una entidad moderna, vanguardista y abierta a todos. El capital humano es su esencia”.

Antes, José Esteban Fernández describió a Joaquín como una persona “constante y discreta” en sus labores, y destacó su “fantástico” desempeño en el área de formación de la entidad.

Por último, el decano se refirió a Leopoldo Espolita, premiado a título póstumo, como una persona “imprescindible” el tiempo que trabajó para el COIIAS. “Leopoldo era un visionario. Su vida era el Colegio, la ingeniería y sus nietas”, incidió.

El momento más emotivo llegó cuando Conchita Ruiz, su esposa, subió a recoger el premio. “Allá donde quiera que estés, tu familia está muy orgullosa de ti”, exclamó emocionada la mujer de Leopoldo.