Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando implica dar su consentimiento para la aceptación de nuestra Política de Cookies y del uso de las mencionadas cookies.
Más información sobre las cookies.

La nueva planta de clasificación de residuos de Cogersa supone una inversión de 58 millones de euros

El vicepresidente y consejero de Administración Autonómica, Medio Ambiente y Cambio Climático, Juan Cofiño, ha visitado el inicio de las obras de la nueva planta de Cogersa para la clasificación de residuos de la fracción resto (aquellos que se recogen en la bolsa negra).

Esta infraestructura, que supondrá una inversión de 58 millones de euros, incorporará los últimos avances tecnológicos. Permitirá recuperar anualmente 84.000 toneladas de materiales, 160.000 de combustible sólido recuperado y 28.000 de material bioestabilizado. Tendrá capacidad para recibir al año 340.000 toneladas de residuos depositados en la bolsa negra y 75.000 de voluminosos y desechos industriales no peligrosos.

Esta instalación contará con equipos punteros en el tratamiento de residuos y automatización de procesos, dotados con los sistemas de seguridad más modernos.

Quince equipos de clasificación óptica de última generación, con sensores de alta resolución, permitirán identificar y recuperar una amplia gama de materiales reciclables. Además, incorporará los últimos avances en comunicaciones y sistemas de información, facilitando el registro y análisis automático en tiempo real de los parámetros de funcionamiento y producción. De este modo, se consigue una gran capacidad de adaptación a las necesidades de cada momento.

Por otra parte, todos los edificios de la planta dispondrán de un sistema de captación y aspiración. Estarán especialmente diseñados para eliminar los malos olores, que envía el aire a un sistema de biofiltros.

La empresa adjudicataria de las obras, Valtalia, cuenta con un plazo de 31 meses para ejecutar la obra.

Cuatro décadas de gestión colaborativa

Durante la visita, Cofiño ha valorado las cuatro décadas de gestión colaborativa entre el Principado y los 78 concejos asturianos para el tratamiento de residuos.

“Esa cooperación nos permite acometer ahora la construcción de la planta y constituye la mejor base para alcanzar los desafíos a los que nos enfrentamos y cumplir con una legislación y unas tasas de recuperación cada vez más exigentes”, ha destacado.

Al mismo tiempo, ha hecho un llamamiento a la ciudanía y al empresariado para que redoblen los esfuerzos y Asturias logre alcanzar cuanto antes los objetivos de reciclaje fijados por la Unión Europea.

Por su parte, la gerente de Cogersa, Paz Orviz, ha manifestado que la futura planta de clasificación será “la más moderna y eficiente de España”.

A la visita también han acudido los miembros del consejo de administración del consorcio, además de las alcaldesas de Gijón y Carreño, Ana González y Amelia Fernández, respectivamente. También los alcaldes de Llanera, Gerardo Sanz, y de Corvera, Iván Fernández, municipios en los que se asienta el centro de tratamiento de residuos.